Radares con efecto placebo: la DGT reconoce que un tercio no funciona.

Un secreto a voces que fue confirmado por Pere Navarro, director general de la DGT, en una entrevista con Europa Press. Hasta un tercio de los radares tendría sólo un efecto intimidatorio. Pero ojo, nunca son los mismos, ya que los dispositivos vacíos van rotando.

Según el máximo responsable de Tráfico, hay cajas vacías porque el cartel de aviso de radar por sí solo ya surte efecto. Es decir, los conductores aminoran la marcha cuando ven dicha señal. Por supuesto, nos estamos refiriendo en todo momento a cinemómetros fijos. Ah, y no hay ningún modo de diferenciar en marcha si un radar está operando o no.

Navarro ha explicado que, aunque la DGT no prevé una gran ampliación del número de radares, sí continuará instalando dispositivos en aquellos tramos o lugares donde puedan ser útiles para mejorar la seguridad vial y reducir el número de víctimas en las carreteras.